Pero compensa…

A menos de 3 semanas de conocer a Casilda y a pocas horas de la mejor cena del año, mi vida hace un punto y a parte. O quizás es (un paréntesis), o un [entre corchetes]. El caso es que hoy, 24 de diciembre de 2015, noto que algo va a cambiar. No lo había sentido hasta ahora, porque mi ritmo era prácticamente el mismo y no he tenido la necesidad de parar, pero ha llegado el momento. A partir del lunes 28 me dedicaré a esperar. Esperar a romper aguas, o no. Esperar a oír el berrinche por primera … Continúa leyendo Pero compensa…