Mindfulness para niños 3

Mindfulness para niños, entrena su mente

¿Quieres que tus hijos sean más empáticos y comprensivos en vez de perderse en el enfado y la ira? Practica, cuanto antes, el mindfulness para niños. Porque, si les ‘obligamos’ a hacer deporte o aprender un instrumento, ¿por qué no iniciarles en esta técnica que, además, les ayudará a ser mejores personas dentro de nuestra sociedad? Está demostrado, quienes lo practican hacen frente a las situaciones de estrés con mucha menos tensión.

Mindfulness para niños 2

Por suerte, cada vez son más los centros educativos españoles que implementan herramientas de atención plena durante la jornada escolar. Su objetivo es aumentar las capacidades socioemocionales del niño haciendo que mejore en concentración, en atención, en interés y curiosidad propio de la edad, y disminuir el estrés y la ansiedad. En este caso, la atención juega un papel indispensable, ya que en los primeros años de la vida de un niño es cuando desarrolla esta capacidad junto con la concentración.

El mindfulness para niños también facilita las relaciones interpersonales, porque gracias a la introspección que se practica con las herramientas de mindfulness, los niños aprenden a conocerse y ello les genera mayor seguridad en sí mismos. El autocuidado y autoconocimiento resulta la clave para que un niño se respete a sí mismo y tenga amor por su persona, y no tiene nada que ver con el ego.

Mindfulness para niños 4

Desde que el niño va al colegio, hacia los 3 años, ya puede empezar a practicar mindfulness, aunque no será hasta los 7-8 años cuando podrá empezar a practicar el mindfulness propiamente dicho, con sus técnicas, como la respiración y exploración corporal. Lo mejor, es que en función de la edad que va teniendo el niño, la práctica del mindfulness se irá adaptando y avanzando.

Porque, al final, lo que los padres queremos es que nuestros hijos sean felices dentro de la sociedad tan compleja en la que nos encontramos, por lo que desde Baby Bites os animamos a no tantas clases de chino o ruso y os decantéis por el mindfulness para niños.

Compartir en redes sociales: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn